Alquiler de viviendas privadas en Francia

En Francia, el alquiler de viviendas privadas puede ser una forma relativamente rápida de encontrar alojamiento. Las condiciones las establece la persona propietaria del inmueble con la que debe firmar un contrato de alquiler antes de mudarse. Dependiendo de la ciudad en la que viva, puede tardar un poco más en encontrar una casa.

Verificado por Ouarda Varda Sadoudi el 30/05/2022

Condiciones

Puede alquilar un alojamiento en Francia, independientemente de su situación, incluso sin derechos de residencia.

Sin embargo, cada propietario puede establecer sus propias condiciones, de conformidad con las normas impuestas por la ley.

En zonas con una demanda de viviendas muy alta, las condiciones suelen ser más estrictas. Por ejemplo:

  • Algunos propietarios solo aceptan inquilinos que tengan un contrato de trabajo permanente, conocido como «contrat à durée indéterminée (CDI)».
  • Algunos propietarios piden que sus ingresos mensuales sean del triple del coste del alquiler.
  • Algunos propietarios le piden que tenga a un garante o «garant» que acepte pagar su alquiler en caso de que ya no pueda pagarlo usted.

Sin embargo, muchos propietarios deciden no imponer estas condiciones si creen que alguien tiene suficientes recursos para pagar el alquiler.

Cuando concierte una cita para una visita, pregunte al propietario o al consultor inmobiliario qué condiciones deben cumplirse y qué documentos debe incluir en su solicitud.

Costes previstos

Cada mes, tendrá que pagar un importe que se establece desde el principio e incluye:

  • el alquiler o «loyer»: cuyo importe puede revisarse cada año;
  • los gastos o «charges»: por ejemplo, la factura del agua fría y ciertos costes compartidos dentro del edificio si se encuentra en un apartamento.

Cuando firme el contrato de alquiler o «bail», tendrá que pagar:

  • El alquiler del primer mes, gastos incluidos.
  • Cualquier tasa de agencia si ha contratado a un agente inmobiliario.
  • Un depósito de garantía o «dépôt de garantie» también conocido como «caution» que el propietario conservará hasta que usted abandone la propiedad. Según la ley, este importe no puede exceder el alquiler de un mes sin cargos por una casa sin amueblar, y el alquiler de dos meses sin cargos por una casa amueblada. Si se ha producido algún daño a la propiedad en el apartamento al irse, el propietario puede decidir conservar parte o la totalidad de este depósito.

Buscar un garante o «garant»

Un garante o «garant» es alguien que acepta pagar su alquiler en caso de que usted ya no pueda pagarlo.

Suele ser una condición solicitada por los propietarios, especialmente si el inquilino no cuenta con un seguro de impagos.

Sin embargo, no es necesario para todos los propietarios y también es posible encontrar un apartamento en el que no se solicite un «garant».

  • Puede pedirle a alguien cercano que sea su «garant».

    Esta persona debe:

    • vivir en Francia, pero no es necesario que sea ciudadano francés;
    • disponer de recursos estables y suficientes;
    • proporcionarle documentos que demuestren su identidad y sus recursos para su solicitud.
  • Puede pedir a una organización pública conocida como «Action Logement» que sea garante o «garant», de forma gratuita, solicitando una «garantie Visale».

    Condiciones

    Para beneficiarse de esto, debe:

    • Ser menor de 31 años, independientemente de su situación profesional, incluso si es estudiante.
    • O, si tiene 31 años o más:
      • Ser empleado de una empresa del sector privado y tener un salario mensual inferior o igual a 1500 euros después de haber pagado los impuestos sobre su salario.
      • Ser empleado del sector privado en medio de un cambio de trabajo, ya sea con: un contrato de trabajo permanente denominado «contrat à durée indéterminée (CDI)» aún durante su período de prueba, o un contrato temporal llamado «contrat à durée déterminée (CDD)» de al menos seis meses, o un documento que demuestre una promesa de empleo conocida como «promesse d'embauche», o estar por cambiarse de trabajo.
    • O, independientemente de su edad, ha firmado un contrato llamado «bail mobilité». Se trata de un contrato de alquiler firmado entre uno y diez meses entre el propietario de un hogar amueblado y determinados inquilinos.

    Cómo proceder

    La solicitud se realiza en línea en esta página web.

    Primero tendrá que verificar si cumple los requisitos y luego crear una cuenta para presentar la solicitud con los documentos solicitados.

  • Si no tiene un «garant», también puede comprar un servicio de avalista pagado, por ejemplo, en GarantMe o Unkle.

    Este servicio es de pago. Por ejemplo, tendrá que pagar una contribución mensual de alrededor del 3 % o 4 % de su alquiler.

Cómo proceder

  • Por lo general, una solicitud de alquiler debe incluir los siguientes documentos:

    • la copia de su documento de identidad, por ejemplo, su pasaporte, su documento de identidad o su permiso de residencia o «titre de séjour»;
    • documentos que demuestren sus recursos financieros, por ejemplo:
      • si trabaja por cuenta ajena: sus últimas tres nóminas y/o su contrato de trabajo si acaba de empezar a trabajar, así como su último aviso fiscal;
      • si es estudiante: su tarjeta de estudiante;
      • si trabaja por cuenta propia: su «extrait KBIS» a partir de los últimos tres meses, su último informe financiero de empresa y/o un certificado de su asesor para el año en curso;
      • si recibe algún tipo de ayuda financiera: documentos que justifiquen los fondos que recibe;
      • en caso de jubilación: sus últimas tres declaraciones de pensión;
    • su certificado de cuenta bancaria o «relevé d'identité bancaire (RIB)»;
    • una copia de un documento de identidad de su «garant» si dispone de uno;
    • documentos que demuestren los recursos financieros de su «garant» si dispone de uno.

    También puede que se le pida que incluya documentos relacionados con su última vivienda:

    • si vivía de alquiler: los últimos tres recibos de alquiler;
    • si vivía en una propiedad suya: su último impuesto sobre bienes inmuebles y sus tres últimas facturas de electricidad;
    • si se ha quedado en algún lugar de forma gratuita: un certificado de alojamiento, o «attestation d'hébergement» de la persona con la que se hospedó, una copia de su documento de identidad y las tres últimas facturas de electricidad de su casa.

    Si sus documentos no están en francés, es posible que se le solicite una traducción.

  • Alquiler de particulares

    Es posible alquilar una casa directamente al propietario.

    En general, esto puede significar que tendrán condiciones más flexibles y menos estrictas. Puede negociar directamente con el propietario si no cumple plenamente las condiciones.

    Muchas páginas y aplicaciones enumeran las viviendas disponibles por ubicación, como:

    • «Pap», una página de alquiler entre particulares, lo que supone que no es necesario pagar tasas de agencia de propiedades;
    • «Leboncoin», donde muchas personas publican sus anuncios;
    • «Appartager», que ofrece apartamentos para compartir con otras personas que ya viven en la casa.

    Contratar a un consultor inmobiliario

    También es posible visitar a un consultor inmobiliario, ya sea presentando una solicitud en un anuncio en línea o visitando una agencia cercana a usted.

    Tendrá que pagar un coste por este servicio.

    Para buscar anuncios de agencias en línea, puede utilizar servicios como:

    • «SeLoger», donde se publican anuncios de diferentes agentes inmobiliarios;
    • «Leboncoin», donde muchas agencias publican sus anuncios.
  • Es recomendable que prepare su solicitud con antelación con copias de los distintos documentos solicitados y que la lleve consigo durante sus visitas para poder presentarla inmediatamente, especialmente en las áreas más demandadas.

    Cuando haya encontrado un domicilio que le convenga, envíe su solicitud con copias de los documentos solicitados.

  • Si su solicitud se acepta, tendrá que firmar el contrato de alquiler o «bail».

    Realizará los primeros pagos en el momento de la firma.

  • Como inquilino, la legislación francesa le exige que contrate un seguro para su casa, conocido como «assurance habitation», antes de mudarse.

    Puede solicitar presupuestos a varias compañías de seguros antes de elegir la más adecuada para usted.

    Tendrá que proporcionar a su propietario o agencia inmobiliaria el documento suministrado por su compañía de seguros, denominado «attestation», antes de recoger las llaves de la propiedad.

  • Cuando reciba las llaves de su domicilio, realizará una visita para rellenar un informe de inventario y estado de la vivienda al entrar a vivir o «état des lieux», que le permitirá describir detalladamente el estado del inmueble en un documento.

    Este documento es muy importante: lo necesitará cuando abandone la propiedad para recuperar la cantidad que pagó a su llegada, conocida como «dépôt de garantie», o depósito.

  • Antes de continuar, recuerde dar de alta los contratos con los proveedores de servicios para tener acceso a los siguientes servicios tan pronto como entre:

    • Electricidad
    • Gas
    • Internet y teléfono.

Qué hacer si sufre discriminación

Los consultores inmobiliarios y los propietarios privados no tienen derecho a denegar una solicitud basándose en determinados criterios discriminatorios, como su origen, salud, orientación sexual o religión.

Si cree que ha recibido un trato menos favorable en su búsqueda de alojamiento debido a una discriminación, existen soluciones para hacer valer sus derechos.

Buscar ayuda

En Francia, hay muchos servicios que pueden brindarle ayuda, asesoramiento y asistencia con los procedimientos y la documentación. La mayoría son servicios gratuitos.

  • Las «ADIL» son agencias locales que informan sobre el derecho a la vivienda y las soluciones que existen.

    • Este servicio es gratuito.
    • Un asesor podrá informarle y ayudarle en su búsqueda de alojamiento.
    • Idiomas: principalmente francés.
    • Contacto: encontrará los datos de contacto de la agencia de su zona en este directorio.
  • Los trabajadores sociales o «travailleurs sociaux» y «assistants sociaux» son profesionales que le pueden ayudar en sus procedimientos administrativos y a la hora de encontrar soluciones en función de las dificultades a las que se enfrente.

    • Estos servicios son gratuitos.
    • Puede concertar una cita para recibir asesoramiento personalizado en función de su situación y ayuda con los siguientes pasos, por ejemplo: solicitudes de asistencia financiera estatal, solicitudes de vivienda social, registro en la oficina francesa de desempleo «Pôle emploi», etc.
    • Idiomas disponibles: principalmente francés.
    • Contacto: puede solicitar una cita con un «travailleur social» con:
  • Las «PIMMS Médiation» son organizaciones que informan, orientan o apoyan en procedimientos administrativos en muchas áreas: acceso a servicios públicos, acceso a la atención sanitaria, solicitudes de asistencia financiera estatal, declaraciones fiscales, declaraciones para «Pôle emploi», etc.

    • Este servicio es gratuito.
    • Idiomas: principalmente francés.
    • Contacto: puede buscar un «PIMMS Médiation» cerca de usted en este directorio.

Aunque se ha prestado la máxima atención para proporcionarle la información más precisa y actualizada, esta página no pretende sustituir el asesoramiento legal o profesional. Las leyes y los procedimientos cambian con regularidad, por lo que es importante consultar a profesionales cualificados.

Puede que también le interese

Solicitud de vivienda social y vivienda asequible en Francia

Si dispone de recursos financieros limitados, puede solicitar el alquiler de una vivienda conocida…

Preparación para la mudanza y el cambio de dirección

Antes de mudarse a una nueva casa, hay varios pasos que deberá seguir con respecto a las autoridades…

Modificación de un contrato de alquiler con su expareja

Si ha firmado un contrato de alquiler o «bail» con su expareja, es importante actualizarlo después…

Para la intervención policial:

Subir