Entender la violencia doméstica

Puede que se pregunte si el comportamiento de su pareja o ex pareja es normal. O puede que le preocupe alguien cercano a usted. Esta guía está diseñada para ayudarla a entender la violencia doméstica.

Verificado por la prof. asociada Andreea Gruev-Vintila el 03/03/2022

Puede ser extremadamente difícil darse cuenta de que su pareja está ejerciendo violencia doméstica sobre usted. Recuerde que esto puede sucederle a cualquier persona. Una de cada tres mujeres se enfrenta a violencia doméstica durante su vida, independientemente de su situación financiera o profesional. 

Una idea errónea común es que la violencia doméstica solo es física. Pero si su pareja o ex pareja utiliza estrategias para dominarla, controlarla, tomar sus decisiones o hacer que dependa de él, se trata de violencia doméstica. 

Paso a paso, le ayudaremos a identificar si el comportamiento de su pareja es violencia doméstica.

Cómo se siente

Una buena manera de saber si está ante una situación de violencia doméstica es comprobar cómo se siente.

Es común dudar de una misma cuando se enfrenta a comportamientos que se consideran violencia doméstica. Pero intente confiar en sí misma: usted es la única persona que sabe lo que está viviendo y cómo la hace sentir eso.

    • Desde que estoy con él, siento que he perdido toda la confianza en mí misma.
    • Siento que estoy siempre tensa y con miedo.
    • A veces tengo miedo de que les haga daño a mis hijos.
    • A veces tengo miedo de él.
    • Siento que tengo poca autonomía en mi vida.
    • Nunca puedo relajarme por completo en su compañía.
    • Estoy nerviosa cuando recibo una llamada o un mensaje de él.
    • A veces tengo miedo de volver a casa.
    • Siento ansiedad cuando él vuelve a casa.
    • Siento que me he alejado de mi familia y amigos desde que estamos juntos.
    • Me siento aislada.
    • Vivo en un ambiente de miedo y tensión.
    • Siento que ya no puedo confiar en mi visión de la realidad.
    • Desde que estoy con él, me siento estúpida, fea o inútil.
    • A veces termino disculpándome o me pide que me disculpe por mi comportamiento, aunque no creo que yo haya hecho nada malo.
    • Siento que me subestima como madre.
    • Suelo dar excusas por su comportamiento. Él ha vivido situaciones difíciles que le hacen actuar de una manera controladora, posesiva y/o agresiva.
    • Me asusta hablar con mis allegados sobre la situación.

    Si al menos una de estas afirmaciones corresponde a cómo se siente usted, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica por parte de su pareja.

Cómo se comporta su pareja

La violencia doméstica no es solo física. Puede adoptar diferentes formas y privarle de sus derechos y recursos fundamentales, como su libertad y su seguridad. 

La mejor definición de violencia doméstica es el control coercitivo. Es un acto intencionado de un comportamiento controlador, coercitivo o intimidatorio llevado a cabo deliberadamente con el objetivo de hacer que usted sea dependiente, subordinada y/o de privarle de su libertad de acción.

La naturaleza de estos comportamientos puede ser psicológica, verbal, financiera, administrativa, material, física o sexual.

  • La violencia psicológica puede adoptar las siguientes formas:

    • su pareja supervisa sus movimientos, actividades, correos electrónicos, llamadas y/o horarios;
    • se distancia de usted o evita que usted vea a personas cercanas (amigos, familia);
    • la chantajea emocionalmente; 
    • la subestima o humilla;
    • la intimida o amenaza; 
    • la acosa;
    • la subestima como madre;
    • le dice o insinúa que su cultura, religión y decisiones son incorrectas o inferiores a las suyas;
    • le hace «gaslighting», es decir, le cuestiona sus recuerdos, su percepción de la realidad y su salud mental distorsionando la información u ocultándosela.

    Si estas conductas se repiten, constituyen violencia psicológica dentro de la relación.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • Me dice que no hago nada bien.
    • Me chantajea emocionalmente diciendo que si realmente lo quisiera, haría lo que él quiere.
    • Amenaza con hacer daño a mis hijos o a mis mascotas, o llevárselos lejos de mí.
    • Dice que nadie puede amarme aparte de él.
    • Me ha impedido ver a mis amigos o familiares. 
    • Puede ser extremadamente celoso si paso tiempo lejos o si estoy en contacto con otras personas.
    • Controla mi horario. Siempre quiere saber dónde estoy y con quién.
    • Cuando me quejo de su comportamiento, me dice que es mi culpa. 
    • Me ignora cuando hablo, como si no estuviera en la habitación.
    • Me ha obligado a hacer cosas que yo realmente no quería hacer.
    • Me obliga a participar en actividades ilegales.
    • Me amenaza verbalmente, con objetos o con movimientos amenazantes que me hacen pensar que me va a hacer daño. 

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

  • La violencia verbal puede adoptar las siguientes formas:

    • darle órdenes;
    • gritarle;
    • insultarla;
    • amenazarla a usted o a sus hijos.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • Me dice que soy fea o sucia.
    • Me dice que mi voz o acento es feo.
    • Me trata como una niña o me insulta en privado o delante de otras personas.
    • Me grita.

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

  • La violencia financiera puede adoptar las siguientes formas:

    • la priva de recursos financieros;
    • controla su dinero y sus gastos;
    • confisca sus métodos de pago;
    • le impide trabajar o la convence para que reduzca su jornada laboral.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • Me impide tomar mis propias decisiones, especialmente en lo que respecta al trabajo o los estudios.
    • Me impide trabajar, hacer deporte o usar transportes.
    • Me impide tomar clases de francés.
    • Controla mis gastos y/o se queda con mi tarjeta bancaria y mi chequera.
    • Me deniega el acceso al dinero para cuestiones básicas. El dinero al que me permite acceder no cubre mis necesidades básicas.
    • Establece condiciones para mi acceso al dinero. Por ejemplo, si lo hago enfadar, bloquea mi acceso al dinero.

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

  • Cuando hay niños involucrados, la mayoría de los casos de violencia doméstica les afectan. La violencia vicaria puede adoptar las siguientes formas:

    • criticarla o subestimarla como madre;
    • evitar que usted críe a sus hijos;
    • impedir que usted intervenga para defender a sus hijos;
    • actuar de forma peligrosa y aterradora para sus hijos.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • Le pide que deje de cuidar de sus hijos para cuidar de él.
    • Decide lo que usted puede y lo que no puede hacer con sus hijos.
    • Él toma todas las decisiones importantes en relación con sus hijos: escuela, salud, etc.
    • Critica cómo cría usted a sus hijos.
    • Le dice a sus hijos que usted es una mala persona.
    • Le prohíbe salir con sus hijos sin decírselo.
    • Él decide cuándo pueden visitar los niños a su familia.
    • Amenaza con quedarse con sus hijos si usted lo deja.
    • Si usted tiene una discapacidad, la subestima como madre por ello.

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

  • La violencia administrativa puede adoptar las siguientes formas:

    • confisca sus documentos administrativos o le impone condiciones para poder acceder a ellos: documento de identidad, pasaporte, permiso de residencia, tarjeta sanitaria o «carte vitale», libro de familia o «livret de famille», libro de registro médico o «carnet de santé», diplomas, notificaciones fiscales, etc.;
    • amenaza con denunciarle para que la deporten de Francia;
    • mira su correspondencia: cartas, correos electrónicos, mensajes de texto, etc.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • Se queda con mis documentos de identidad.
    • Se queda con los documentos de identidad de nuestros hijos.
    • Lee las cartas que recibo.
    • Me advierte de que me deportarán de Francia si lo dejo.
    • Me amenaza con dejarme para que pierda mi derecho de residencia en Francia.
    • Controla todos mis asuntos administrativos, aunque yo quiero ser independiente.

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

  • La violencia física y material puede adoptar las siguientes formas:

    • desechar o destruir objetos;
    • zarandearla;
    • golpearla, con o sin un objeto;
    • morderla;
    • quemarla;
    • estrangularla;
    • empujarla; 
    • atarla y evitar que se mueva libremente;
    • confinarla.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • A veces se vuelve agresivo, llegando a romper cosas.
    • Ha sido físicamente violento conmigo, me ha herido físicamente.
    • A veces se vuelve violento, pero luego pide disculpas y promete no volver a hacerlo.
    • Me obliga a consumir drogas o alcohol.
    • Ha intentado evitar que me tome medicamentos o que me vea un médico cuando lo necesitaba.

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

  • La violencia sexual puede adoptar las siguientes formas:

    • acosarla sexualmente, es decir, abordarla repetidamente con lenguaje o comportamiento sexual o sexista;
    • obligarla a realizarle prácticas sexuales;
    • obligarla a mantener relaciones sexuales;
    • obligarla a mantener relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • Me obliga a realizar actos sexuales que no quiero.
    • Me obliga a tener sexo cuando no quiero.

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

  • La violencia en Internet puede tener las siguientes formas:

    • supervisar sus movimientos y relaciones utilizando herramientas digitales: teléfono, ordenador, etc. 
    • acosarla a través de mensajes de texto, llamadas o redes sociales. 
    • amenazarla con publicar información, fotos o vídeos sobre usted en Internet.

    ¿Se siente identificada con estas afirmaciones?

    • Me acosa con mensajes de texto, llamadas o mensajes en Internet.
    • Revisa mi teléfono, ordenador y redes sociales. 
    • Amenaza con publicar información privada sobre mí.
    • Me dice lo que debo publicar en las redes sociales.

    Si al menos una de estas afirmaciones describe su comportamiento, es probable que se esté enfrentando a una o más formas de violencia doméstica.

¿Cuándo sucede?

La violencia doméstica puede producirse entre cualquier pareja que tenga o haya tenido una relación íntima: en matrimonios, parejas o uniones de hecho, que viven juntos o separados, oficiales o no. 

Puede ocurrir en cualquier momento de la relación, incluso después de la separación. 

Sin embargo, hay algunas situaciones en las que es más probable que surja una forma de violencia o se intensifique:

  • cuando la pareja se casa; 
  • cuando se muda de casa, especialmente cuando se traslada al extranjero;
  • cuando se produce un embarazo, sea o no deseado, y los años posteriores al nacimiento del niño; 
  • cuando se toman decisiones importantes con respecto a los niños;
  • en la separación y el periodo posterior.

Uno de los momentos más peligrosos es cuando la persona que ejerce violencia siente que está perdiendo el control y el dominio de la otra, a menudo cuando la pareja se separa. Se recomienda prepararse bien, alertar a sus allegados y rodearse de profesionales expertos en violencia doméstica. 

Cualquier persona puede sufrir violencia, independientemente de su edad, procedencia, situación profesional o financiera. No existe una víctima o un perpetrador tipo.  

Conceptos erróneos comunes

  • Es importante diferenciar entre el desacuerdo y la violencia doméstica:

    • el desacuerdo es normal en una relación. Esto se debe a que ambos miembros de la pareja no siempre están de acuerdo sobre determinados temas. Sin embargo, en estas situaciones, todos pueden dar su opinión y las decisiones se toman en función del compromiso. Esta es una relación igualitaria.
    • El rasgo distintivo de la violencia doméstica es la dominación de un miembro de la pareja sobre el otro. Los miembros de la pareja no están en una relación igualitaria. Uno ejerce el poder sobre el otro para dominar, controlar y crear dependencia.
    • Si, en una discusión, su pareja utiliza cualquiera de estos comportamientos abusivos, ya no es una discusión normal, sino más bien violencia doméstica.

    Si su pareja adopta comportamientos de este tipo de forma más o menos continua, o incluso fuera de las discusiones, se trata de violencia doméstica.

  • Una pareja violenta generalmente toma el poder al estar muy involucrado en la relación. Suelen ser personas muy manipuladoras que consiguen engañar a las personas que les rodean.

    Pueden pasar por la pareja perfecta: 

    • parecen muy atentos y prestan mucha ayuda a su pareja;
    • pueden colmar a su pareja de atenciones; 
    • declaran sentimientos de amor enseguida. 

    En realidad, se trata de estrategias para tomar el control. Luego logran aislar a su pareja, haciendo que dude de ella misma y perdiendo la confianza en sí misma. Así, su pareja depende de ellos.

  • Usted no tiene para nada la culpa de que el otro cometa uno de estos tipos de actos de violencia. No hay justificación ni excusa para la violencia.

    Fuera de la relación íntima, los perpetradores de violencia doméstica a menudo parecen encantadores, generosos y respetuosos. Pero eso no refleja quiénes son realmente en su relación íntima. Manipulan a las personas que los rodean y lo hacen especialmente bien.

  • Usted no tiene la culpa para nada. 

    Es muy común que las mujeres se encuentren con una pareja violenta más de una vez. 

    La violencia masculina está muy presente en nuestra sociedad, a tal punto que una de cada tres mujeres se enfrenta a violencia doméstica durante su vida. Esto significa que muchos hombres ejercen violencia doméstica en el transcurso de sus vidas.

  • Lamentablemente, es poco probable que su pareja haya cambiado.

    La violencia doméstica suele producirse en un ciclo en el que cuatro fases se siguen una a la otra a una velocidad variable, cada una de las cuales aumenta el control del abusador sobre su pareja:

    Tensión

    • Su pareja es cada vez más impaciente, intolerante y/o agresiva.
    • Esto crea una atmósfera de tensión y miedo dentro de la relación.
    • Usted intenta satisfacer las necesidades de su pareja porque teme que se ponga violento.
    • Tiene cuidado con lo que hace y lo que dice.

    Incidentes de violencia

    • Su pareja afirma tener poder y control sobre usted.
    • La controla, le hace daño y/o la humilla.
    • Usted adopta diferentes estrategias de protección.

    Justificación

    • Su pareja utiliza motivos externos para justificar su violencia.
    • Intenta hacerle creer que su comportamiento era legítimo.
    • Puede minimizar la gravedad de lo que ha ocurrido.
    • Usted intenta comprender sus razones e incluso puede acabar pensando que es su culpa.
    • Cree que al cambiar su enfoque, no volverá a suceder.

    Tranquilidad

    • Su pareja quiere seguir con la relación y recuperar su confianza.
    • La violencia disminuye o desaparece.
    • Es atento y le hace sentir que está haciendo un esfuerzo.
    • Puede parecer vulnerable.
    • Usted siente que ha redescubierto a la persona con la que se enamoró.
    • Usted puede terminar bajando sus expectativas sobre su pareja e incluso cambiando sus propios hábitos con la esperanza de que este período continúe o de que su pareja cambie.

    Cuanto más se repitan estos ciclos, más frecuentes serán estos periodos y menos frecuentes serán los periodos de calma. 

    Poco a poco, su tolerancia aumentará y esto puede impedirle ver la violencia, que se ha convertido en algo cotidiano.  

  • Usted no es responsable. Por mucho que se justifique, su pareja o ex pareja es la única persona responsable de la violencia que le infringe. 

    Su comportamiento es ilegal y punible por ley. 

    Lamentablemente, la violencia doméstica es muy común. Una de cada tres mujeres experimentará al menos una forma de violencia de género en sus vidas.

Encontrar ayuda

En Francia, hay muchos servicios que pueden ayudarla, asesorarla y asistirla con los procedimientos y la documentación. La mayoría son servicios gratuitos.

  • Este servicio de asesoramiento telefónico está dirigido a personas que se enfrentan a todo tipo de violencia y a quienes las ayudan.

    • Este servicio es gratuito.
    • Por teléfono, un asesor cualificado le escuchará y ayudará. Le remitirá a los servicios relevantes cercanos.
    • Idiomas disponibles: francés. Ocasionalmente pueden estar disponibles los siguientes idiomas: inglés, árabe, español, turco, mandarín, chino, kurdo, azerí, polaco, hebreo, farsi, soninké, criollo, kinyarwanda, kirundi y suajili. Lamentablemente, estos idiomas están disponibles actualmente en horarios irregulares y no programados.
    • Contacto: llame al 3919, disponible todos los días, las 24 horas. La llamada no aparecerá en la factura del teléfono.
    • Las personas sordas, con dificultades auditivas, con afasia o con problemas de lenguaje, pueden acceder a un servicio adaptado a sus necesidades haciendo clic en el icono del teléfono situado en la parte inferior derecha de la página web http://www.solidaritefemmes.org.
  • Los «Centres d'Information sur les Droits des Femmes et des Familles (CIDFF)» ayudan al público en general, especialmente a las mujeres, en muchas áreas como: derechos legales, salud, búsquedas de empleo, formación, creación de negocios e incluso cuidado infantil.

    • Estos servicios son gratuitos.
    • Podrán brindarle información sobre sus derechos y los pasos que debe seguir. Algunos centros pueden ayudarle con los procedimientos y la documentación.
    • Idiomas: principalmente francés.
    • Contacto: encontrará los datos de contacto del «CIDFF» de su zona en este directorio.
  • Las «associations» son organizaciones que ofrecen diferentes servicios.

    • Estos servicios son gratuitos.
    • Los servicios ofrecidos varían considerablemente de una «association» a otra. Pueden asesorarle y a veces pueden ayudarle con los procedimientos y la documentación.
    • Idiomas: principalmente francés.
    • Encontrará una lista de «associations» especializadas en ayudar a las víctimas de violencia cercanas a usted en este directorio si selecciona su departamento en Francia.

Aunque se ha prestado la máxima atención para proporcionarle la información más precisa y actualizada, esta página no pretende sustituir el asesoramiento legal o profesional. Las leyes y los procedimientos cambian con regularidad, por lo que es importante consultar a profesionales cualificados.

Puede que también le interese

Saber qué hacer si es testigo de violencia doméstica

La violencia doméstica no es un asunto privado. Si usted ha sido testigo de violencia doméstica o…

Entender el impacto de la violencia doméstica en usted y sus hijos

La violencia doméstica puede tener graves efectos sociales, físicos y psicológicos. Estos efectos…

Protegerse durante una agresión

Si su pareja o expareja empieza a tener un comportamiento agresivo, intente garantizar su seguridad…

Solicitar a un juez que evite que su expareja se acerque a usted

Si cree que usted y/o sus hijos corren el riesgo de sufrir más violencia, puede solicitar medidas de…

Llamada a los servicios de emergencia: policía, ambulancia

En caso de emergencia, llame al 17 a la policía o al 112 a los servicios médicos de emergencia. Su…

Para la intervención policial:

Subir